jueves, 13 de marzo de 2014

Crónica 08-Marzo-2014

La Etapa
Pope's Trail V.1

Datos de Interés
96,7Km
2823m. de desnivel positivo acumulado
6h00m
16,2Km/h de velocidad media
Índice IBP: 194

Perfil de la Etapa










Mapa de la Etapa





















La Crónica
Por fin había llegado el día. El fin de fiesta de la no-temporada bttera 2013-2014. Una temporada marcada por las no-salidas y las sí-lesiones. El cuerpo me pedía algo que llevaba tiempo cocinando. Muchas horas delante del ordenador, dejándome los ojos frente al Mapsource, empalmando rutas, buscando senderos alternativos para intercalar en una ruta eminentemente pistera, buscando localizaciones y ermitas por la zona, para pulir la que iba y va a ser... ¡¡¡The Pope's Trail!!!
¿Y qué demonios es eso de "The Pope's Trail"? Pues lo que un castizo denominaría como "La Ruta Papal", una ruta de casi 100Km. cuyo principal atractivo reside en que visita nada menos que 11 ermitas.
Si la semana pasada, con el amigo Vendi, ya abrimos boca con su hermana pequeña, "The Bishop's Trail" (exacto, "La Ruta Obispal"), qué mejor que cerrar la temporada con el mayor retos que habíamos afrontado todos en lo que va de año.
El inminente inicio de la temporada en carretera obligó a sacrificar a nuestro querido Camí Moliner, pero la verdad es que a toro pasado, no había color...
Y si la ruta era especial, los valientes que se decidieron inmolar para tamaña aventura, no le fueron a la zaga... ¡¡¡Los carreteros!!! Sí, amigos, lo nunca visto. Creo que es la primera vez desde que tengo uso de razón (si es que tengo de eso), que todos los btteros se quedan en casa y son los carreteros los que me honran con su presencia. Sabía que la ruta les iba a fascinar, pero también sabía de antemano que alguno iba a sufrir más que Chewaka depilándose.

Dado que la ruta se presentaba larga, decidimos adelantar la salida a las 07:00. Me presento puntual en Las Pinturas, donde lo único que me espera, son las pruebas evidentes de que la noche, a alguno, se le hizo demasiado larga...
La imagen clara de un quiero y no puedo...
A las 7:10 se disparan las alarmas. Recibo una foto vía whatsapp, donde puedo ver a TT hinchando una rueda. ¡Mierda! Rezo para que no haya pinchado, porque si no, no salimos ni a las 8:00. Parece ser que no es el caso y pocos minutos después aparecen... ¡¡¡Completamente de invierno!!! Ufff, alguno va a pasar mucha calor. A destacar las alforjas que lleva incorporadas Patrón en la parte de atrás del maillot. Un supermercado entero repartido en tres bolsillos. Y aunque parezca mentira, hizo corto, muy corto.

Mode Siberia On
Al igual que la semana pasada, nos encaminamos hacia Matadepera, más concretamente hacia Can Torres, primera ascensión del día. El cielo está despejado y todo apunta a que los 18º que pronostican para el mediodía van a ser reales...
El sol despuntando a lo lejos...
Realizamos la subida sin prisas, entrando en calor, cada uno buscando su punto de pedal más cómodo. Si bien hasta la parte más dura vamos más o menos agrupados, a partir de aquí el grupo se estira. TT sube sorprendentemente bien teniendo en cuenta que el primer puerto siempre se le atraganta, Vendi regula quizá en demasía y Patrón empieza a darse cuenta de que a esa braga polar que le oprime el gaznate, le quedan dos telediarios...

Jojojojojo, ojito al collarín del Patrón...
La bajada de Can Torres y la posterior rampa de izquierdas, da paso al primer descenso volador del día. Como la semana anterior, para darle un poco de aliciente a la bajada, en lugar de hacerlo todo por pista, nos desviamos hacia la derecha, donde nos espera una pendiente un pelín más agresiva, que termina en el sendero/trialera de infausto recuerdo para la oreja de Vendi. Aquí Patrón se muestra más jabalí que nunca y se lanza envalentonado al abismo...
  
El jabalí, dispuesto a dar una lección magistral...
El subidón de adrenalina le dura lo justo para conservar los dientes, y pronto me deja pasar para que vaya delante. Llego al maldito escalón que siempre digo que "hoy es el día que me tiro" y que siempre acaba siendo "hoy es el día que me vuelvo a cagar..." Echo pie a tierra y aviso a los de más que la ruta es muy larga para hacerse el héroe. Hoy sí, Vendi encuentra la trazada correcta para salvar la galleta y tras un buen tramo de alegre sendero, nos reagrupamos de nuevo.
Aquí coincidimos con una buena cuadrilla de endureros que acaban de reventar el terreno dejándolo lleno de ramas rotas y que nos dejan en compañía de una buena humareda, para el deleite de Vendi y el cabreo del resto...

Vendi salibando por sus viejos tiempos...
Estamos avanzando por un mar de ramas rotas, cuando TT me avisa de que se me ha enganchado una rama en el cambio trasero. Efectivamente, me la he comido enterita. La rama ha entrado por la ruleta inferior y ha sacada la cadena de la guía... Toca parar y tirar de multiherramienta. Por suerte, aflojo el tornillo de la ruleta lo suficiente como para poder abrir la patilla del cambio y volver a meter la cadena.
Muchas peripecias y aun no hemos llegado ni a la primera ermita. Va a tocar correr. Tomamos el sendero que hay antes del Sabater Vell, el cual nos conduce hasta la ermita de la Mare de Déu de les Arenes, donde posamos para celebrar el primer hito de la ruta.

Mare de Déu de les Arenes: CHECKED!!!
Continuamos por el sendero que nos lleva hasta cruzar la carretera que va a Sant Llorenç de Savall e iniciamos la segunda subida del día, la ascensión a Can Catafalc. Buen ritmo de crucero sin llegar a las 140ppm e intentando mantener siempre una cadencia alegre, voy superando los tramos más exigentes acompañado por Vendi y TT unos metros más atrás, mientras que al Patrón lo perdemos de vista rápidamente. Mientras le esperamos, llegamos a la conclusión de que o bien está regulando más de la cuenta o bien ya va apajarado, con lo que al pobretico le espera un auténtico via crucis (y nunca mejor dicho).
Cuando por fin corona, se lía a devorar todo lo que pilla, según él, para aligerar peso y soltar una de sus célebres andanadas: "Ahora os vais a cagar..."
Atravesamos el Coll Moner y rompemos a la izquierda hacia la Bosqueta. Como ya comenté la semana pasada, se trata de un tramo muy chulo en bajada no muy ancha que se hace muy bien. Aquí tiro de rígida y como me conozco bien el camino, puedo ir bastante rápido. Tan rápido voy, que el pobre TT se descuelga un pelín... Lo suficiente como para no oír el grito de advertencia que pego acerca del charcazo de barro que hay al salir de una curva ciega de derechas... En el desvío hacia la segunda ermita del día, le vemos llegar escupiendo barro por la boca y con la bici hecha unos zorros... "¡¡¡Lo he travesado por tol centro!!!" Clama victorioso...
Aviso a todos de que se aproxima el famoso pepinazo de 100 metros al 30% en el que hay que apretar el culo de lo lindo para que la bici no pierda tracción. Consigo subirlo del tirón, salvando un par de amagos de patinaje, justo a tiempo de oír el típico "¡¡Mierda, nooooo!!!" o el clásico "¡¡Perdona, tío!!!" y poder captar la clásica imagen de ciclista pateador...




Jojojo, me quedo con la frase del TT, mientras avanza lastimosamente herido en su orgullo "Que sepas que esta foto es injusta... El puto Vendi me ha tirado..." A todo esto, el puto Vendi ha sido el más listo, se ha dado la vuelta, ha bajado y ha vuelto a subir la cuestecita entera, ya con el terreno despejado.
Pocos metros más adelante, llegamos a la segunda ermita del día... Ojo a la pose chulita del Patrón...

St. Jaume de Vallverd: CHECKED!!!

Llega uno de los momentos más esperados de la mañana. La bajada suicida anti-frenos.. Lugar ideal para ensayar todo tipo de aterrizajes forzosos. Ya he comentado alguna vez que para iniciar la bajada hay que encarar la bici, dada la estrechez del camino. A eso hay que sumarle la exagerada pendiente, que hace que montarse en la bici hya sea una odisea. Y por último, pero no por ello menos importante, que el efecto frenado que tiene esta bajada es prácticamente nulo, ya que se hace la bajada casi derrapando al completo y girando como si manejaras unos skies en lugar de una bici.

Tiene mala pinta...
El Patrón en su hábitat...
Vendi, cómodo...
Vendi, muy cómodo...
A mitad de bajada, me paro a tomar las fotos anteriores y empiezo a oír al Patrón vociferando victorioso haber completado toda la bajada sin que las pezuñas le apunten al cielo.
El contrapunto lo pone TT. Miro hacia arriba después de que pase Vendi buscándole con la vista, pero lo único que oigo es el ya clásico "Uyuyuyuyyyyy...." que precede al vuelo/aterrizaje. Efectivamente, veo a TT perder el control, desentenderse de la bicicleta y buscar con los brazos abiertos algo a lo que agarrarse. El elegido es un pedazo de tronco que tiene en las narices y ante el cual decide presentarse agrediéndole con todo el hombro... No desperdidicio la ocasión y empiezo a cantar "¡¡¡Billeteeeeee, billeteeeee!!!" Mira que somos cabrones...

TT, con su billetito bajo el brazo...
Aun descojonándonos con el billetaco de TT, llegamos a Sant Llorenç de Savall, previo paso por una par de senderos que conectan con la pista y que provocan otro comentario sembrado de TT: "¿Qué pasa, que Fran baja por aquí cada día o qué?"
Ya en Sant Llorenç, rellenamos bidones y seguimos la carretera que va hacia Gallifa.

Cruzanso Sanlo...
Justo antes de la curva de derecha que inicia el puerto, nos vamos hacia la izquierda, por la pista que sube por el torrent de l'Armengol hacia el coll de Traens. Justo después de dejar a la derecha la preciosa casa, tomamos un desvío a la derecha con una cadena de gran peligrosidad, ya que queda oculta si estás bajando a gran velocidad debido a un cambio de rasante. Poco después de la cadena, llegamos a la tercera ermita.

St. Feliu de Vallcarca: CHECKED!!!
Tras arrancarle al Patrón de las manos las barritas que estaba apunto de engullir, nos adentramos en la parte más dura de la subida al Coll de Traens, seguimos hasta el Coronell y acabamos la subida entrando triunfales por las calles de Granera, donde nos aguarda la cuarta ermita de la ruta. ¡¡¡Un tercio de la ruta a la casa!!!

Santa Cecilia: CHECKED!!!
Desde aquí, empieza un tramo experimental de la ruta. No las tenía todas conmigo ni en temas de acceso ni de ciclabilidad, pero como tampoco era plan de poner nervioso al personal, decido no comentar nada y tirar millas. La pista se sigue sin dificultad aunque sí que es cierto que me como algún que otro desvío. Pasamos algún tramo de esos de hierba alta e incluso nos metemos por un sendero sorpresa que hace las delicias de todos, tanto por lo inesperado como por lo divertido que resulta. Cortito, eso sí.
Superado el Torrent de la Riera, nos metemos de lleno en el Torrent de Salvatges, que nos da la bienvenida con una pedazo rampa de aúpa. En mitad de la subida, una curva cerrada de derechas, nos mete de lleno en un rampote desolador. El rampote es lo bastante duro como para que mis compañeros se descuelguen un poco. Me paro a esperarles en una bifurcación en la que nosotros tiraremos recto, para que nadie tenga la tentación de seguir subiendo hacia la izquierda. Ya con TT y Vendi a mi lado, vemos al Patrón que encara lastimosamente la temible curva de derechas. Le tenemos a 30 metros, nos visualiza (o eso creemos) y reanudamos la marcha. Por delante, 4 km. de subida de esa que sin tener ningún rampote que despierte el amago de taquicardia, no deja de ir haciendo mella en las piernas. A poco de coronar, llego a otro desvío que se presta a la confusión y vuelvo a detenerme para reagruparnos. Nuevamente, empiezan a pasar los minutos y el Patrón no asoma el morro. Suena mi teléfono. Mala señal. Descuelgo. Una voz jadeante me interpela: "¿¿¿Habéis pasado un barrizal???" Jojojojojo, al jabalí lo ha traicionado su instinto y se ha fusionado en su hábitat natural... Al parecer, en el primer reagrupamiento, el animalico había decidido seguir subiendo en lugar de tirar recto. Le indico el camino correcto y voy a buscarle. Le encuentro poco después de la bifuercación y le acompaño hasta donde esperan TT y Vendi.

Con el hombre del mazo rondando...
La bajada que viene a continuación hasta la Riera del Pererol nos viene de perlas para aflojar un poco las piernas. Casi llegando a Castellterçol, llegamos al punto más septentrional de la ruta, abandonamos la pista principal e iniciamos el "camino de retorno" a casa. Y qué mejor manera de celebrarlo, que con otra ascensión de las guapas. 4 kilómetros que nos conducen a través del Munt...

TT, con óptimas sensaciones...
... y que, después de superar un buen tramo de curvas en herradura y bien empinadas, propias de toda buena ermita anclada en la montaña que se precie, nos deja a las puertas de la quinta ermita...

El púlpito de bienvenida...
St. Julià D'Uixols: CHECKED!!!
Patrón, redactando el testamento...
Nieves perennes al fondo...
Eye Of The Tiger...
Breve bajadita y siguiente subida. En este caso, el inicio de la misma es un pedregal en el que como tengas que poner pie a tierra, ya luego es muy difícil volver a conseguir traccionar para seguir subiendo. El tramo es corto, aunque te deja las piernas bien calentitas. sin embargo, lo que te las deja ardiendo es la parte final de la subida a la sexta ermita, que con diferencia, es la que nos ofrece las vistas más bellas del día. Si el kilómetro final de llegada a una ermita suele ser el más duro, esta se lleva la palma. Rampas duras y terreno en no muy buen estado. Llevamos ya unos 50km. de ruta y me encuentro sorprendentemente bien. Vendi también lleva muy buena cara y TT está exhultante, "Voy sobrao, voy sobrao..." El Patrón, por su parte, ya hace tiempo que ve borroso y lo peor de todo, la comida se le está acabando.
Tras coronar y fundirse todo su bidón, no le tiembla la paletilla ni un ápice para dejar temblando el mío...
Acto seguido y con paso tembloroso, se dirige al filo del abismo... Sus ojos contemplan la posibilidad de acabar con sus penurias, pero rápidamente le ofrecemos un par de barritas y se le quita rápido la tontería...
Pedazo panorámica y pedazo timba...
Ermita de Sant Sadurní: CHECKED!!!
Ahora sí que la ruta nos da un respiro y de los buenos... nada más y nada menos que 13 kilómetros de descenso a tumba abierta. Gloria para nuestros sentidos. Bajamos hasta empalmar con la carretera que va hacia Gallifa y después de un breve paso por el asfalto, rápidamente volvemos a coger pista para seguir bajando hasta entrar al pueblo por un sendero súper estrecho. Aquí los bidones están ya secos y decidimos buscar una fuente en la que rellenarlos.
Antes, por supuesto, la foto obligada junto a la séptima ermita.

Ermita de Sant Pere: CHECKED!!!
Tras preguntar a unos jóvenes lugareños, damos con una fuente junto a un parque para niños. 
Fuente + caballitos = Patrón más feliz que Ortega Cano en una cata de vinos.

El Patrón y un pollo...
¿Alguien sabe qué es esto?
La salida de Gallifa es una concatenación de paellas espléndidad en bajada, salvo la última, que es un pepino de consideración. Es un puro espejismo, ya que la bajada continúa inexorablemente por unos prados verdes de gran belleza. La tierra toma un color como de tierra batida, que nos deja a las puertas de la octava ermita.

Bajada entre prados...
Ciegos de emoción...

Mare de Déu del Grau: CHECKED!!!
Entramos en el último tercio de ruta. Lo que nos viene ahora es la última subida dura del día. Larga, exigente y con algún tramo puntual de una pendiente considerable. Son tan solo 2km. de subida hasta la trialera que conduce a St. Sebastià de Montmajor, pero con una pendiente media del 10%. Aquí ya cada uno va como puede. Yo me noto que las piernas me responden perfectamente y la subida no se me hace tan pesada como otras veces. Vendi y TT la superan también con buena nota, pero el Patrón ya lleva un globazo importante.Viendo que la espera va para largo y que su destreza bajando aun dista de ser óptima, TT decide ir tirando para superar sin estrés la trialera. Vendi y yo nos quedamos esperando al jefe, quien hace su aparición dando muestras evidentes de desfallecimiento...

Vendi, rematando la subida...
TT, coronando con buenas sensaciones...

TT. largándose por la trialera...
Patrón, echando el resto para la foto...
Nada más llegar, Patrón echa pie a tierra dispuesto a comerse todo lo que se le ponga tiro. El tío lleva la canina de la muerte... Le intentamos explicar que intente esperar al final de la trialera y ya en St. Sebastià de Montmajor, reagrupados con TT, comer y rellenar bidones. Dicho y hecho. Se lanza ciego perdido por la trialera al olor de la carne asada que llega de más adelante. Tanto Vendi como yo, ya vamos escarmentados de la semana anterior y superamos la trialera con menos amagos de galleta.
Al llegar a St. Sebastià de Montmajor, nos recibe su ermita y una concentración de obreros que han dejado aparcados sus coches en la puerta...

Coches de gama media...
Coches de gama baja...
Patrón iba ya rodeado de arcángeles...
St. Sebastià de Montmajor: CHECKED!!!
Después de la foto, ya no hay quien pare al Patrón. Se come todo lo que lleva encima. Cuando comprueba horrorizado que ya no le quedan ni los envoltorios que echarse a la boca, me mira con los ojos ensangrentados, me señala con su índice tembloroso y sentencia: "Y ahora empiezo con tu comida!!!"
Dicho y hecho. Tras dejarme seco el bidón, me arranca de las manos media barrita que me estaba comiendo y la engulle sin masticar. Con el buche lleno, parece que el hombre recobra un poco el temple y continuamos.
Sabedor de que la subida que viene ahora puede hacerse muy pesada, decido engañarles y decirles la milonga clásica de "Regulad bien, que el terenos está muy húmedo y puede resultar pesada. No es muy larga y se sube bien..." Resumiendo, todo verdades a medias, que a la postre resultan ser la peor de las mentiras...
Atravesamos el famosos paisaje lunar del que ya os he hablado en otras crónicas y tras una breve bajada, rompemos a la izquierda pasando las bicis por encima de una cadena. Rápidamente me marcho del resto, dado que las piernas me siguen respondiendo perfectamente. Paro en todas las intersecciones susceptibles de confusión y le voy preguntando al resto cómo van. TT, en su linea, se encuentra pletórico, como si llevara una hora encima de la bici. Vendi también lleva buena cara, se está poniendo fuerte el bicho. Como hemos ido parando un par de veces durante la subida, al llegar arriba no tenemos que esperar mucho y esta vez sin parar, coronamos el Turó de Tres Pins e iniciamos el descenso hasta la cadena del Puig de la Creu. En lugar de hacerla entera por pista ancha, nos metemos por dos senderos la mar de divertidos. Al final del segundo y ya casi abajo del todo, TT está a punto de hacer un bonito Superman, cuando en el último escalón, la bici se le pone casi vertical. Por suerte, logra controlarla y recepcionar correctamente.

Ya en la cadena del Puig, animamos a Patrón diciéndole que la subida a la ermita no tiene nada, que se hace muy fácil. Y es cierto. Es una subida de lo más light, que sin haberlo planeado, se convierte en una machacada que nos pegamos Vendi y yo mano a mano. Me encuentro fuerte, aprieto y Vendi se viene conmigo. Sin soltarme en ningún momento la rueda, subimos a un ritmo de crucero importante y nos plantamos arriba del todo casi sin darnos cuenta. Por detrás llega TT y ya juntos, nos ponemos al sol a esperar al Patrón. TT aprovecha el momento para llamar a casa y con una voz aterciopelada y dulce a más no poder, le explica a su santa esposa que va a llegar un poquito más tarde de lo previsto... 

El hombre que le susurraba a los teléfonos...
Muuuchos minutos más tarde, vemos aparecer un bulto entre los árboles. Tiene mérito ir tan lento en bici sin caerse. Pero ahí está, bravo como él solo, con unos huevos más grandes que el caballo de Espartero, el gran Patrón, coronando la última subida del día (bueno, técnicamente, la penúltima).

La última subida de gravilla ya es demasiado...
Sta. Maria del Puig de la Creu: CHECKED!!!
Otra estampa para recordar...
La bajada desde la ermita, también conocida como la de los Bomberos, es de esas que como te vengas arriba, puedes pagarlo muy caro. Entre lo empinada que es, la piedra suelta y las curvas súper cerradas que tiene, los "rectos" están a la orden del día. Que vayas ofuscado a gran velocidad y a la salida de una curva te encuentres a una madre y a una hija en mitad de la trazada tampoco ayuda, y si no que se lo digan a TT, que se marca el segundo vuelo del día, esta vez también con público. Yo por mi parte, bajo con mucha confianza e incluso consigo distanciarme de un bajador nato como es Vendi. Al llegar abajo del todo y ya con el nivel de adrenalina por las nubes, me giro para ver llegar a mis compañeros. Tras Vendi llega TT y cerrando el trío, aparece Patrón, que ya ni es persona ni es nada. 
Tanto es así, que allí, en pleno asfalto, decide que ya no puede más y se tumba a hibernar, como buen jabalí que es (ah no, que los que hibernan son los osos...)

Good night, Patrón...
Jojojojo, haciendo la cucharita...
No nos queda más remedio que despertale de un par de patadas. Lo poco que nos queda por delante es todo bajada y llano, terreno idóneo para un carretero rodador como él. Claro que para llegar a ese terreno hay que superar una pequeña subida por asfalto hasta el cementerio de Castellar, donde una vez dejada atrás, resurge de sus cenizas cual Ave Fénix e incluso se marca buenos relevos de calidad.
La bajada nos conduce hasta la novena ermita del día, la cual no había divisado hasta este día (y mira que la había buscado, pero el hueco del campanario no lo veía... Qué cosas...)

Sant Pere d'Ullastre: CHECKED!!!
Estos pastos verdes rabiosos siempre me dejan sin habla...
Es aquí en pleno descenso, donde cometo el error del día. Por desviarnos a la izquierda para hacer un sendero y evitar tanta pista, me salto el desvío a la izquierda que nos hubiera llevado hasta la décima ermita de la Ruta Papal, La Mare de Dèu de Togores. Es cuando estamos ya abajo del todo, en el camino que lleva hasta el Forum, donde me doy cuenta del error. En fin, cualquiera sugiere desandar el camino...
No tiene mayor importancia, más que habrá que volver un día y repetir la ruta, jejejeje.
TT, Vendi y Patrón van tirando y aprovecho para llamar a casa y avisar de que llegaré un poco más tarde. Ya en el desvío hacia Can Deu, TT y yo nos vamos por delante y es aquí donde de repente, Vendi pilla un mini-pajarón que lo deja en fuera de juego. Yo le voy haciendo la subida a TT, hasta llegar a la doble curva de la muerte, en la que voy dándole ánimos y conseguimos llegar arriba juntos. 
Al rato aparece Vendi y qué decir a estas alturas del Patrón... Si subiendo el Puig de la Creu ya iba ciego, la doble estocada final le deja arriba en Can Deu con los ojos hundidos dentro de las cuencas...

Vendi y Patrón, retorciéndose...
Vendi, con ese saborcillo a sangre en el paladar...
Y Patrón, cagándose en la btt...
TT dándole el último empujón...
Y ahora ya podíamos decir que con la foto que viene a continuación, completábamos todas las ermitas de la ruta... Por cierto, decir quer en Can Deu no cabía ni un alfiler. Estaba plagado de familias dándole candela a las barbacoas. El olor a carne a la brasa era insoportable. Había que sacar al Patrón de allí lo antes posible...
St. Julià d'Altura: CHECKED!!!
Los últimos kilómetros de enlace hasta Terrassa nos sirvieron para intercambiar opiniones y sensaciones de la ruta. La unanimidad que todos mostraron ante la magnituda de la ruta que habíamos hecho, me llenó de orgullo. La mayor recompensa que uno puede recibir después de parir un rutón como este, es oír los comentarios de satisfacción de la gente que te acompaña. Dura, sí. Bonita, a rabiar. Eso es lo que me llevo.

Entrada triunfal de los 3 mosqueteros a Terrassa...
Era imposible acabar una ruta así sin una buena cerveza en Can Petit. Bajo la promesa de "una cerveza en un minuto", nos apalancamos en Can Petit, donde nuestro querido Iván nos suministra raudo y veloz cuatro Voll-Damms, que duran menos que la nocilla de la QH.
A alguno, hasta le da tiempo a echarse un sueñecito...

Ya somos Papas!!!
Jojojojojo El jabalí reventaíco...

Sé que ha quedado una crónica extensa, pero de verdad que la ruta lo merecía.
A partir de esta semana, empezamos la temporada en carretera, con más rutas que seguro que generarán más crónicas que podréis seguir leyendo en este blog.
No perdáis la sintonía. ¡¡¡Vuelve el C.C. Maco!!!



3 comentarios:

tt dijo...

PUES ESO FRAN QUE VUELVAN TODAS LAS CRONICAS DEL GLORIOSO CC MACO,ruton todavia estoy flipado,me queda una mas.

grande paco grandeisimo vendi y enorme patron que pelotas tienes....

JC dijo...

Jojojojojojojooo...que pasada de ruta, crónica y fotacos!!!!
Después de ver la cara de patrón, a mi no me veis el pelo...
Pero hay que reconocer que tiene que ser guapísimo y más con la narración del crack

Que grande sois!!!!

Vendi dijo...

Bueno, bueno. Y que mas podria añadir.
Que la ruta fue una pasada. Que el dia acompaño. Y que la compañia, de lo mejor.
Gracias a todos por sufrir conmigo y sobretodo gracias a Fran por parir una increïble ruta y semejante cronica. Un crack!!